AulaProyectos

Ritmos Concéntricos

rc01

Hemos finalizado y colocado en el pasillo nuestro mural colectivo Ritmos Concéntricos, un proyecto inspirado en las obras de artistas de vanguardia del siglo XX como Sonia y Robert Delaunay o Wassily Kandinsky. Estos pintores utilizaron las formas geométricas y el color para crear vibrantes composiciones abstractas.

Si quieres conocer más detalles sobre nuestra obra, te lo contamos todo en este artículo.

El origen

Decidimos inspirarnos en la obra de tres artistas de la vanguardia de principios del siglo XX:

Sonia y Robert Delaunay.

Sonia y Robert Delaunay fueron un matrimonio de artistas famosos por sus cuadros abstractos y geométricos. Utilizaron formas circulares y colores brillantes que dan sensación de ritmo y movimiento.
Investigaron y experimentaron con los colores, y utilizaron el efecto del contraste simultáneo, por el que un color parece cambiar cuando cambian los colores que le rodean.

Algunas obras de Sonia y Robert Delaunay.

Wassily Kandinsky.

El ruso Wassily Kandinsky fue uno de los primeros pintores abstractos. Fue profesor en la famosa escuela de arte Bauhaus, en Alemania, y además de pintar escribió varios libros en los que explicaba su manera de ver el arte.
Kandinsky experimentó con las formas y los colores, y con las sensaciones que pueden producir: alegría, tristeza, calor frío, movimiento, … etc.

Wassily Kandinsky: Cuadrados con círculos concéntricos. 1913.

Nosotros hemos elegido este cuadro suyo, porque nos llamaron mucho la atención los vivos colores y los círculos concéntricos, es decir, unos dentro de otros.

Y esta es nuestra obra. Enseguida te contamos cómo lo hicimos:

Ritmos Concéntricos. Composición modular. Collage de témpera sobre cartulina. 190 x 160 cm.

El proceso

Después de ver las obras de Delaunay y Kandinsky, decidimos mezclar los dos estilos para hacer un mural colectivo donde todos participamos.
Elegimos círculos y cuadrados, y empezamos pintando círculos concéntricos sobre fondos de distinto color. Utilizamos témperas en barra, y cada uno eligió su gama de color, inspirándose en los artistas de referencia.

A continuación dividimos cada círculo en cuatro partes, para formar diferentes combinaciones. El círculo y el cuadrado son formas regulares que podemos hacer girar y desplazarse para formar composiciones modulares.

Así, la obra individual pierde protagonismo en favor del trabajo colectivo y colaborativo.

Volvimos a montar los cuadrados de forma que fuesen lo más variados posible. Así desaparecen los autores individuales. Ahora ya no se sabe de quién es cada uno. Es la obra de todos. Una obra colectiva y donde todos los autores y autoras somos igual de importantes.

Durante este proyecto hemos aprendido algunas cosas:

  • La importancia de las formas geométricas como el cuadrado y el círculo en el arte.
  • Cómo trabajaban algunos artistas abstractos. A participar y colaborar en un trabajo colectivo.
  • A disfrutar con el proceso tanto o más que con el resultado.

Ritmos Concéntricos (detalle).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *