Matizando la reivindicación

La blogosfera docente arde hoy con las referencias al artículito publicado ayer En El Pais en relación con las reivindicaciones relativas al reconocimiento del trabajo con las TIC. Quien esto escribe diseñó en su día el logo y el banner de la causa, con una reclamación clara: reconocimento oficial de las publicaciones en la red (que no electrónicas), por equipararlas con el resto de publicaciones.

No voy más allá en la reivindicación. Las TIC son un recurso más, por lo que no creo que haya que reconocer nada a quienes las utilizan, aunque sea fuera del horario laboral.

En la taifa autonómica educativa en que desempeño mi trabajo andamos inmersos en un delirante seguimiento de la actividad profesional, en el que se pretende valorar como méritos la utilización de las TIC. ¿Y eso cómo se valora? ¿Por el cuadrante del horario? ¿Por encender el ordenador? ¿Por tener un blog? ¿Por participar en una red social? ¿Por la competencia adquirida por el alumnado? Me van a perdonar, pero no veo claro cómo valorar eso, ni tampoco que la utilización de las TIC, así, en abstracto, sea un indicador de calidad, si no es el alumnado quien lo utiliza y está integrado en el currí-culo.

Por lo tanto, por mi parte, reconocimiento de las publicaciones (originales y profesionales, no personales) en la red. Y con eso, por el momento, me basta.

Blogosfera, Guerrilla , . URL.

23 respuestas a Matizando la reivindicación

  1. Es lo único sensato que he leído sobre este tema desde que se publicó la delirante “reivindicación” de los abajofirmantes. Como profesional que usa la tecnología digital en educación desde los años 80 (toma ya, los puntos que tendría en uno de esos concursillos de méritos a los que aluden) renuncio explícitamente a cualquier apoyo o reconocimiento al respecto.

  2. Julia dice:

    Me parece muy, pero que muy sensata tu opinión. No se podría decir mejor.

  3. Iñaki Calvo dice:

    Al igual que Emilio, yo destacaría la sensatez de tus palabras. Las TIC son una herramienta más al servicio de la enseñanza y su utilización no implica una mejor práctica docente por sí misma. Un profesor que utiliza las TICs en clase de ninguna manera tiene por qué ser mejor que otro que no las utiliza. La clave no está en la herramienta sino en su uso. Hay un probervio chino que reza: “cuando un dedo señala la luna, el tonto mira al dedo”.

  4. lbarroso dice:

    Supongo que me he perdido algo, no se quién, ni en dónde, ha dicho nada parecido a que el uso de las TIC suponga una garantía de calidad.

    Personalmente me considero aprendiz, de tod@s aquell@s que están intentando mejorar su práctica docente. No creo que las TIC sean una herramienta más en el sentido de que pueda estar justificada la negativa de algunos a utilización, o la ausencia de compromiso por parte de la administración para dotarnos de medios.

    El otro día me comentaba un compañero que en su colegio le habían prohibido publicar el blog de su aula de primaria, la razón: su compañera de curso, se negaba a utilizar la TIC, y los padres de los niños sin blog, se iban a quejar…

    ¿Qué hay detrás de esa decisión de la directora?. Pues entre otras cosas que prefiero no calificar, un desprecio absoluto al trabajo que ese compañero había venido realizando en años anteriores, probablemente piense que ni siquiera es trabajo.

  5. Estaba hoy pensando que si empleáramos todo el tiempo y la energía que usamos en dimes y diretes, porcentajes, leyes de mejora, y pajas blogueras, las mías las que más, en trabajar en serio, se quedaba Finlandia al mismísimo borde de Tarifa.
    Y pensaba yo esto porque conozco a gente que trabaja maravillosamente y a destajo, y no sabe usar el ordenador. Y porque conozco gente que conoce tooooodo lo más supermeganuevo de la web2.3.4.5.6.o y la semántica, que no sé qué número es, ni me importa. ¿Sabemos toda la gente de la red movernos con soltura entre 25 o más personas de edades menores de 18? Mi experiencia me dice que poco. Que mucho ruido y pocas nueces. ¿Cuántas horas para navegar y enRedar tienen los maestros y maestras de INfantil y Primaria? ¿Cuántas tienen los presuntos guruses de la cosa? Me andan rondando a mí d eun sitio “superior” y la verdad es que creo que les voy a decir que no, porque yo soy la que curra y ellos los que escriben de lo que hago… ¡¡¡ sin verme!!! ¡¡Cómo les podré engañar con lo lietarata que yo soy!! ¡qué divertido! ¿Cómo se come eso? ¿Quién va a evaluar a quién? Yo de teóricos, que los leo y algo pillo, estoy hasta el mismísimo gorro.
    Y como tenía ganas de decirlo, lo digo aquí. Premiar la teoría a gente que casi nunca está en la trinchera me parece otra tontuna administrativa a la que no pienso apuntarme. ¿O es que a mí me van a dar un extra por tener la mejor letra en pizarra de tiza del mundo mundial? (me lo han dicho mis chiquillos)

    Voy a morir la mar de digna, pero pobre como las ratas, hoé. ;) )) Gracias Potachov, eres la luz que me ilumina ;)

  6. No merece la pena repetir perogrulladas: está claro que las TIC son tan solo un instrumento-algunos pensamos que cada vez más necesario- y que la reivindicación de reconocimiento oficial es para los trabajos de carácter educativo de calidad publicados en soporte digitalizado.

    El propio Ministerio de Eucación ha reconocido que “las normas relativas al ISBN son obsoletas y deberían ampliarse a la publicación en otros soportes”.

    Saludos

  7. Juan Pablo dice:

    Yo también me he perdido, el tema no es que se valore el uso de las TIC, sino que se valoren las publicaciones en red al resto, por eso firmé el manifiesto. Cuando comenzé mi participación en Planeta Educativo lo hice con un artículo en el que comentaba una experiencia en el aula. La experiencia en sí no se valorará, el artículo en Planeta tampoco, pero ahora que un periódico sobre educación la ha publicado es posible que si se valore. No parece un poco tonto tener que escribir lo que se hace o escribe en la red en un periódico o en una ponencia a un congreso para que se valore.

  8. Creo que tus matizaciones son tan oportunas como imprescindibles, Néstor, y acabo de referirme a ellas en un artículo que tenía pendiente de publicación desde antes que tú publicaras el tuyo.

    Lo que no me gusta tanto es la intervención de Emilio Quintana, con quien no tengo el gusto de discutir educadamente en los blogs. Si me permites el tuteo, Emilio, tu punto de vista es perfectamente razonable, y hasta plausible, pero no me parece adecuado el adjetivo de “delirante” con el que calificas la iniciativa en la que hemos participado. ¿Acaso el reconocimiento de las publicaciones digitales no es (o puede serlo) un reconocimiento indirecto del trabajo con las TIC? ¿No demostraría tal reconocimiento el interés de las administraciones educativas por la integración curricular de las TIC?

  9. Begoña dice:

    Bueno chicos/as:

    Os leo con atención y me surgen las dudas. Primero, que quede claro que apoyo el reconocimiento de las publicaciones digitales; lo que no tengo claro es el tipo de “publicaciones-trabajos” a valorar y cuál sería el modo más objetivo de hacerlo. Para mí, el ordenador es una herramienta más y admiro a aquel compañero que sin utilizarlo logra enseñar a sus alumnos y mantiene su clase en orden a diario en los tiempos que corren. Mi objetivo es enseñar y no entro a valorar, en este momento, mi método de trabajo y mucho menos el de otros; personalmente sé que el ordenador me ayuda, entre otras cosas, a dotar al contenido de funcionalidad y que cuando esto no sea así tendré que realizar algún nuevo cambio. Dicho esto, no creo que el reconocimiento se deba hacer sin más por usar el ordenador, sería un absurdo. Lo que sí creo es que los productos, trabajos bien hechos, independientemente de su formato, siempre que requieran un trabajo e impliquen un grado extra de innovación por parte de sus autores deben ser valorados y merecen este reconocimiento pero, del mismo modo que lo han sido y se ha reconocido sin entrar en polémica o discusión alguna, aquellos trabajos que han supuesto un mínimo impulso ante cualquier pequeño intento de renovación pedagógica.

    Sobre lo que apunta Eduardo, creo que, efectivamente, tal reconocimiento contribuirá a que la integración curricular de las TIC se produzca con mayor contundencia en algunas materias y animará a unos a seguir utilizando las nuevas tecnologías y a otros, quizá, al menos, a probar su uso en el aula.

  10. Antonio dice:

    No creo que el salón de Potachov sea el sitio apropiado para discutir algo que generó en su día cientos de comentarios cruzados entre los que participamos en el debate en “Internet en el aula”. El uso de las TIC no da calidad a la enseñanza; tampoco la antigüedad en el oficio (todos podemos dar fe de ello), ni los cursillos de los centros de formación del profesorado (para los que basta dormitar sin roncar), ni las escuelas de idiomas (que maldita utilidad tienen en un aula de secundaria), ni, ni… ¿Por qué todo eso cuenta, y no la competencia digital y las publicaciones en la red?
    Delirante, de verdad.

  11. Iñaki Calvo dice:

    En lo que respecta al reconocimiento de publicaciones en red, creo que el problema fundamental es el de los criterios a seguir para evaluarlas. Leonor comenta más arriba que “El propio Ministerio de Eucación ha reconocido que “las normas relativas al ISBN son obsoletas y deberían ampliarse a la publicación en otros soportes””, lo cual puede ser cierto pero, ¿qué normas alternativas se podrían proponer?

    En cuanto al comentario de Juan Pablo, a mí, personalmente, no me parece nada “tonto tener que escribir lo que se hace o escribe en la red en un periódico o en una ponencia a un congreso para que se valore”. ¿Por qué? Porque cuando yo publico algo en mi blog o en algún foro el único filtro que pasa ese texto es el mío propio y, por lo tanto, sólo tiene mi aval. En cambio, cuando ese mismo texto es publicado en una revista especializada, por ejemplo, tiene el aval del comité de edición. Precisamente es este reconocimiento externo por parte de expertos en la materia lo que hace que sea reconocible como mérito. Es cierto que el sistema se basa en una serie de autoridades establecidas que, en ciertos momentos, pueden parecernos injustas, pero a mí no se me ocurre una alternativa mejor. Tal y como lo veo yo, el sistema de reconocimiento de méritos actual aporta una heteroevaluación que me parece imprescindible. Me parecería muy injusto que se consideraran todas las publicaciones en red como mérito de manera sistemática (porque en la red hay mucha m) y, lo que está claro es que el Ministerio no va a poner a sus funcionarios a estudiar la calidad de cada entrada de cada blog individualmente, esto no es factible.

    Reconozco que hay publicaciones digitales fantásticas (la grandísima minoría, en mi opinión) y que he aprendido mucho de algunas de ellas pero, sinceramente, no veo la manera de valorarlas para que sean reconocidas como méritos por la administración. En mi opinión -actual, que tal vez vuestros argumentos puedan cambiar- creo que el sistema de reconocimiento de méritos que se utiliza ahora es el menos malo y más práctico.

  12. Todo este debate es surrealista. Parece que nadie se quiere dar cuenta de que la escuela que se heredó de la sociedad industrial se ha terminado, de que estamos en otra época, en otro paradigma de aprendizaje y que, por tanto, concursos de méritos, oposiciones, ISBN y demás zarandajas son papel mojado ante el cambio revolucionario que en algunos países ya se está viviendo y que en la triste y espaciosa España tardará en llegar, leyendo lo que leo.

    Por alusiones: Dice Eduardo: “¿Acaso el reconocimiento de las publicaciones digitales no es (o puede serlo) un reconocimiento indirecto del trabajo con las TIC? ¿No demostraría tal reconocimiento el interés de las administraciones educativas por la integración curricular de las TIC?”.

    Pregunta 1. Paso de que ningún funcionario cutre me reconozca nada. Yo el reconocimiento me lo gano de otra manera. Si hay que mendigar reconocimiento es que no se genera de modo libre. El reconocimiento y la autoridad no se ganan por decreto. Como he dicho, yo renuncio de antemano a semejante sistema coercitivo. Pregunta 2. Vamos a ver, yo no quiero que las administraciones educativas integren curri-culármente las TICS. Lo que yo quiero es que las administraciones dejen en paz a los profesores, quiero un sistema educativo libre y competitivo, un sistema que favorezca la excelencia y no imponga, sino que dé libertad.

    La verdad, cada vez estoy más contento de estar fuera de España, viviendo el cambio educativo de primera mano. Hay algo malsano en todo este chapoteo funcionarial de abajofirmantes suplicando un punto más en un baremo.

  13. Hasta cierto punto estaríamos de acuerdo, Emilio, pero pareces incapaz de comprender que muchos de los “abajofirmantes” no lo hemos sido por intereses egoístas, sino convencidos de la necesidad de reformular ese baremo que al parecer existe hoy día para los profesores de la enseñanza reglada en ejercicio.

    ¿No es injusto que se premien publicaciones en papel que hacen uso o referencian actividades desarrolladas por otros colegas en otros soportes?
    ¿No existe una gran contradicción cuando se dice querer impulsr las NN.TT. y no se valora el esfuerzo de los que creen en esa necesidad y, bien forman a sus compañeros en su uso, o bien eligen ese medio para publicar sus actividades?

    Yo he firmado el manifiesto y bien sabes que ni soy funcionaria ni lo quiero ser.

  14. Respetando las alabanzas anteriores, yo hoy no estoy de acuerdo con la matización del Prrofesor, y así lo he manifestado en el grupo donde comenzó este debate.

    No se trata de que reconozcan un cambio de medio. No todos los trabajos son “publicaciones”. Tampoco son las TIC todavía un recurso generalizado, ni entre el profesorado, ni mucho menos entre el alumnado. Por eso pienso que, si se quiere cambiar la realidad educativa, los buenos trabajos de innovación, con TIC, pero también sin TIC, deben ser valorados.

  15. Gabriel dice:

    He intentado comentar en el artículo original de El País pero no parece aceptar comentarios. También me parece muy legítimo reclamar el reconocimiento oficial de las publicaciones en red. De hecho, hoy en día resulta muy sencillo conseguir un ISSN para una revista en Internet: http://www.bne.es/esp/servicios/issnformulario.htm

    Sería un buen modelo para adjudicar un ISBN a una publicación no periódica en Internet. Ahora bien, una matrícula nunca será tan importante como la calidad del contenido para circular por la red y reclutar pasajeros: lectores: su criterio es el mejor sello de garantía.

  16. Jim Boton dice:

    Creo que el debate se ha vuelto algo repetitivo. Tanto que creo que llego a compartir en algunos casos opiniones aparentemente muy contrarias, pero que no están tan lejos como se pueda pensar.
    Por mi parte, decir que comparto el planteamiento del profesor, la publicaciones deben ser reconocidas… pero claro, deben ser publicaciones. En todo caso, el debate que aquí se plantea es definir qué criterios debe tener una publicación para que se tenga en cuenta.
    Los comentarios que hablan sobre si las TIC suponen innovación, mejora educativa y tal… no tienen mucho que ver con lo que se está discutiendo, creo yo.

  17. Potâchov dice:

    Gracias por vuestros comentarios.
    Ha salido la palabra maldita: Innovación. Sobre todo cuando se asocia directamente a la tecnología, y no a la manera en que esta se introduce en las clases. ¿Qué coño es la innovación educativa? Los ordenadores no garantizan la innovación. Para darse cuenta de este detalle basta con darse una vuelta pòr la blogosfera educativa (yo prefiero denominarla docente, por razones obvias).
    ¿Dónde está la innovación?
    Volviendo a lo de las publicaciones, mi única intención es que se trate a todas por igual, sean electrónicas o en papel.
    El reconocimiento al trabajo, y a si uso o no ordenadores, me importa un huevo.
    Me preocupa más que haya buitres que confundan el copipaste descarado con “compartir”. Y que cobren en congresos y otros saraos por enseñar lo que no es suyo.
    Lo mío es dar clase, y por ello, me pagan a fin de mes.

  18. mariaad dice:

    Amén! Potâchov, eres un crack.

  19. Víctor dice:

    Interesante debate, Potachov y compañía.
    Voy a mojarme un poco yo también. Lo primero, coincido en que la valoración de un profesor no se hace porque use o no las TIC, como tampoco se hace porque participe en congresos, asista a cursos, tenga más antigüedad… En España no hay forma alguna de valorar el trabajo docente. Lo mismo cobra el que curra que el que se toca las narices, el que se actualiza que el que no lo hace, el que se toma en serio su trabajo, como el que no. No será la primera vez que escuche de boca de algunos gurús de la innovación que la innovación es para otros…
    Me parece totalmente injusto que los trabajos que tienen un soporte digital y tienen un nivel de calidad comparable al de otros formatos no se reconozcan por el hecho de estar en la Red. Ese punto es clave.
    Me parecería una pasada que por tener un blog educativos me den más puntos pero me parece adecuado que si creo materiales de orientación novedosos, originales y útiles, cuyo soporte es digital y están en Internet, sean reconocidos.
    Respecto al uso de las TIC, la valoración es más compleja. Tendríamos que analizar en qué contexto, qué herramientas, qué resultados ofrecen y, desde luego, lo que aprenden los alumnos con ellas. Sin aprendizaje no hay nada. Potachov lo explica muy bien en su serie Educative Innovation…
    En resumen, me adhiero a las matizaciones del Profesor el resto que piensan que todo el monte no es orégano.

  20. Néstor, comparto contigo el cabreo respecto a los gurús “enseñantes” de trabajos ajenos a la vez que “ocultantes” de las propias realizaciones docentes, a pie de aula, probablemente por no tenerlas al no ser la docencia directa el punto fuerte de su ejercicio aunque sí, parece ser, es el “enseñar a aprender” su mejor oferta educativa, formativa, instructiva, formadora de formadores o aprendedora de aprendedores… y demás retahílas hoy al uso y en abuso en este nuestro entorno cada vez de más difícil encaje en el clásico concepto que respecto a la educación permanente afronta cualquier estudiante de pedagogía, o de magisterio, para no olvidar estas conspicuas diferencias.

    Yo creo que firmé este manifiesto reivindicativo, no estoy muy seguro, pero no me importa haberlo hecho porque creo que hay compañeros que se lo curran en esto de dar formato digital (nuevo) a las buenas prácticas docentes (incluso las viejas) sin el más mínimo reconocimiento. Ciertamente no es la vía administrativa la mejor para reclamar reconocimientos, cada cual puede dar lo que tiene y la administración, incluso la educativa, nos brinda eso, lo que tiene, pero cuando andamos en “ejercicio” docente, aún jóvenes y con ilusiones, esforzados y esperanzados… pues duelen estas cosas.

    Así que Néstor, aquí quiero expresar mi comprensión respecto al par de tacos que sueltas, porque los comparto a la vez que doy mi firma a la reivindicación que nos ocupa.

    Saludos desde Vitoria.

  21. lbarroso dice:

    Néstor, sin ningún afán de seguir polemizando, hago una última intervención en este post porque creo que fue el título que le puse a mi artículo lo que provoco el tuyo. He sido consciente días después y quiero aclararlo.

    Para mi no hay diferencia entre reconocimiento de publicaciones en soporte y digital y trabajo. Claro que entiendo que el concepto trabajo es mucho más amplio y puede incluir o no publicaciones, da igual el soporte, y afecta todo tipo de actividad que tenga un fin productivo, así que supongo que no estuve muy atinada.

    Puesto que parece que genera tanto malestar y encontronazos y no tengo ninguna intención de dividir, sino todo lo contrario, procuraré hilar más fino y no establecer esa equivalencia.

  22. Ángeles dice:

    Pues no veo la necesidad de esta polémica. Creo que los materiales de calidad colagados de la red deberían ser valorados. ¿Cuáles son de calidad?¿se mira la calidad en las publicaciones en papel? Ni idea.
    Es triste que en la carrera docente los méritos no sirvan de nada, pero eso es otra historia, otra discusión.

  23. Adjunto un comentario respecto al artículo del País aquí comentado y enviado a través de la lista DIM firmado por –Aurelio-…

    ===========================

    “…Perdonadme lo que voy a decir. Si suena a “política” no es mi intención,
    os lo prometo. Pero los tontos o tontas somos nosotros. Y lo digo por
    experiencia: te hartas a trabajar en un proyecto con mucha ilusión
    (porque a veces sólo “tú” ves las ventajas) y si no cala entre la gente
    (lo cual es muy normal), las ilusiones y las ganas se van apagando… ;
    a veces, la satisfacción sólo proviene de algunos alumnos al verles la
    cara (y para mí se ha convertido en bastante).

    ¿Pero, en qué profesión se hacen cosas a iniciativa propia, sin saber si
    va a existir una recompensa (de cualquier tipo) y por motivación la
    simple ilusión (no hablo sólo de las TIC)? ¿En la nuestra? ¿Algunos
    médicos y algunos religiosos, quizá?

    ¿Y quién nos manda a nosotros regalar nuestro trabajo e ilusión, quién o
    quienes nos motivan a ello? ¿Será quizá porque a pesar de los pesares
    estamos rodeados de juventud, una “droga” muy mala y adictiva, que nos
    impulsa a mejorar el mundo? :-)

    Si algo aprendo día a día (y mira que caigo mil veces en la misma
    piedra), es que no se puede esperar nada de los demás que no te hayan
    pedido. Pero con lo que te piden, seguro que no se cambia el mundo.

    Saludos…”

    ==============================

    …En buena medida comparto esta emotiva forma de ver la cuestión, poco puedo añadir en esta línea no incluido en el comentario adjunto, únicamente… quizás… añadir que no es preciso “cambiar” el mundo, probablemente no sea ni conveniente por no estar de ningún modo garantizada la mejora. Basta con saber vivir en el aprendiendo este tipo de cosas aunque a los docentes siempre nos cuesta, probablemente por vivir en un entorno que como el educativo es propenso a las grandes ideas desde las no menos grandes dependencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>